Efecto invernadero, moleculas y gravedad.

Todos hemos escuchado muchas cosas en los medios acerca del famoso efecto invernadero y el cambio climático, pero es raro encontrar personas que realmente sepan de lo que están hablando. Cuando pregunté a mi amigo X sobre acerca de lo que entendía él por cambio climático me contestó “nada, que nos estamos cargando el planeta”, si ¿Pero porqué?

La clave de todo el asunto está en el equilibrio energético que mantiene el planeta con su entorno.

A nuestro planeta todos los días llega una cantidad de energía procedente del sol en forma de fotones. Estos fotones pertenecen a un amplio rango de longitudes de onda, pero un buen porcentaje ( esta distribución puedes verla en la siguiente imagen ( ver distribución de onda del sol)) . Buena parte de esos fotones pertenecen al espectro visible. Inciden con las rocas , el agua del mar, y demás objetos de la superficie terrestre, excitando los electrones de las capas externas de estos objetos. Al mismo tiempo , estos electrones van liberando su energía en forma de luz, pero en el rango del infrarrojo, de menor contenido energético, y no visibles para el ojo humano. Sin embargo , este tipo de luz que desprenden los objetos “calentados” por los rayos de luz visible, es fácilmente absorbida por ciertas moléculas que tienen una estructura determinada, y transformando esta energía en vibración y finalmente en forma de calor. La temperatura de nuestro planeta viene definida por ese equilibrio. Ahora bien , al echar cálculos, teniendo en cuenta únicamente la radiación incidente, los científicos obtienen una temperatura media de tan sólo -19ºC. Que extraño fenómeno proporciona a la tierra la temperatura media de la que disfrutamos. La respuesta está en las grandes cantidades de agua de nuestro planeta. El agua de nuestro planeta absorbe el calor emitido en forma de radiación infrarroja de otros objetos, aumentando la temperatura de la atmósfera, hasta los 18ºC de media terrestre. Por tanto , el agua, una molécula de potente efecto invernadero, eleva la temperatura media de la tierra casi 40ºC. Ahora supongamos que introducimos dentro de la atmósfera otros gases de efecto invernadero (CO2 principalmente, y otros derivados del carbono , como el CH4 ) , lógicamente, y dependiendo de la cantidad de gases que se introduzcan , la temperatura media de la tierra se eleva. A su vez eso tiene un endiablado efecto “feedback” o retroalimentación. Cuanto mayor es la temperatura de la tierra , mayor vapor de agua en la atmósfera, y mayor absorción de infrarrojo por parte de las moléculas de agua. ¿Se podría dar el caso de que subiera tanto la temperatura de la tierra que fuera imposible parar el proceso de retroalimentación? Es posible. El ejemplo más claro es Venus, un planeta que no fue siempre como es actualmente.

Pero aún hay más, existen otros factores que no solemos tener en cuenta y que determinan en gran medida porqué nuestro planeta es como es. Yo considero que la gravedad e es el principal. El tamaño de nuestro planeta determina , incluso más que su cercanía o lejanía del sol cómo es nuestra atmósfera. Planetas con poco peso, pierden su atmósfera rápidamente porque no son capaces de retenerla. La luz procedente del sol , incide sobre las moléculas de agua del planeta, y si el planeta no dispone de una masa suficiente, los fragmentos son capaces de alcanzar la velocidad de escape del planeta y salir del mismo. Así marte ha ido perdiendo lenta e irreversiblemente el agua del planeta a consecuencia de este efecto. La luz, literalmente barre el agua de Marte, rompiéndola en fragmentos y alcanzando la velocidad de escape del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *